18 de junio de 2024 10:23 pm
SAN SALVADOR DE JUJUY CLIMA

CIRCULAR INFO

Qué hay detrás de los viajes de la Vicepresidenta a las provincias: visitas breves y contactos locales

En paralelo a las reuniones del ministro del Interior, Guillermo Francos, Villarruel arma una agenda federal propia. Por ahora sólo viajan ella y Patricia Bullrich. Por qué sale del despacho y su rol en las negociaciones de alto voltaje
Qué hay detrás de los viajes de la Vicepresidenta a las provincias: visitas breves y contactos locales

Ni él ni ella publicaron foto. Sin embargo las fuentes consultadas aseguran que lo que iba a ser sólo un saludo terminó siendo una larga conversación en un asado de campo. Victoria Villarruel, en su rol de Vicepresidenta de la Nación, empezó a recorrer el país y el último fin de semana se encontró con el gobernador Martín Llaryora de Hacemos por Córdoba partido que suele ser una de las ‘figuritas difíciles’ en las negociaciones políticas.

Aunque Juan Schiaretti contribuyó con amigos al gobierno de Javier Milei, dicen que su sucesor prometió colaborar con la gobernabilidad pero que se resiste a dar un cheque en blanco para el DNU y la ley ómnibus.

Como otros mandatarios el cordobés se reserva el derecho a veto de medidas que pudieran perjudicar a su provincia. Trascendió que dejó sus planteos sobre la mesa a la que llegó acompañado por la vicegobernadora Myrian Prunotto y el viceintendente de Córdoba, Javier Pretto. Además de que no hubo fotografías ni comunicación oficial, desde la gobernación prefirieron no hacer comentarios. Salvo formalidades, tampoco dijo nada la Vice.

En el DNU y la ley ómnibus hay varios temas que afectan a los cordobeses como las retenciones a las economías regionales, entre ellas el maní y la industria lechera. También impactan sobre la industria automotriz.

La charla ocurrió en lugar neutral, en la casa de Villa Allende de un amigo común: el abogado y empresario Emilio Viramonte que es cónsul honorario de Suecia en Córdoba. No es la primera vez que Viramonte aloja a Villarruel en su casa.

A excepción de Patricia Bullrich, que como ministra de Seguridad y excandidata a Presidenta tiene muchos kilómetros recorridos, sólo la titular del Senado se anima a mostrarse en eventos públicos y en el interior. Lo demostró el fin de semana con este nuevo viaje que, como parte de la estrategia comunicacional del Gobierno, también ella hizo en un vuelo de línea.

El ‘asunto’ Peteco Carabajal, que se viralizó rápidamente, revela tanto el malestar de sectores de la cultura con la ideología y los profundos recortes libertarios como las grietas familiares (algunos Carabajal tomaron distancia del cantante). Las palabras del músico en medio del show al que asistió la Vice se replicaron de inmediato. “No se paren que no ha llegado nadie”, señaló en alusión a Villarruel.

Ella, que no tenía previsto dar declaraciones, le dijo luego al Canal 12 que se lo tomó como algo “gracioso” y que “cantaron muy hermoso”. “Después me explicaron que era en repudio a mi visión ideológica pero yo no vine para discutir con Peteco Carabajal, yo vine a apoyar a Jesús María” respondió entre otras cosas. Y restándole importancia reiteró que “me pareció gracioso en ese momento y sigue siendo gracioso ahora”.

El duro análisis del Financial Times sobre Victorial Villaruel: “Está lista para cualquier cosa” – El Cronista

Efectivamente Villarruel no fue de turista a la provincia de Córdoba. Decidió ir al Festival de Doma y Folklore de Jesús María -al que fue invitada por el intendente radical Federico Zárate- porque el evento -dicen en su equipo- le gusta pero también fue una excusa para avanzar con su plan y su discurso: reivindicar las tradiciones y el folklore argentino, el nuevo patriotismo libertario y consolidar vínculos con gobernadores.

La estrategia de Villarruel

Cada paso tiene intención política. Además de verse con Zárate la Vicepresidenta también se reunió con el intendente de Villa Allende Pablo Cornet cuyo triunfo fue uno de los más celebrados por el PRO. En julio del año pasado disputó ese municipio contra una alianza de la UCR y el Frente Cívico y Hacemos por Córdoba. En esa pelea Cornet tuvo el apoyo de Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Ahora, como Zárate, aparece como un soldado político de Villarruel.

Además la Vicepresidenta puso atención a los uniformados, otra constante en su discurso. Parte importante de su agenda fue la visita al destacamento de la Gendarmería de Villa Allende. Como se ha visto siempre da una señal para reivindicar tanto a las fuerzas que dependen de Seguridad como a las que dependen de Defensa aunque ninguno de ambos ministerios haya quedado bajo su ala.

En segundo lugar dicen que Villarruel -que esta semana debutó a cargo de la Presidencia mientras Javier Milei se encuentra en Davos- viene pidiendo salir de los despachos. Parte de esa misma gestualidad sobre la que ponen la lupa los libertarios la llevó a caminar de su despacho del Senado hasta el edificio Anexo. Ocurrió días atrás cuando quiso conocer otra dependencia de la cámara. La custodia le propuso llevarla en auto, ella se negó y junto a colaboradores y guardaespaldas terminaron caminando los 100 metros hasta el exCorreo.

En el momento en que Victoria Villarruel ingresó al festival Peteco Carabajal dijo “no entró nadie”
Lo del interior va en el mismo sentido y aunque no lo diga es parte de su diferenciación con los nuevos funcionarios del Gobierno. En su entorno aseguran que es una postura innata y no planificada. “Ella es así” insisten. Que escriba sus propios tuits también es parte de esa apuesta pública, incluso con el error que cometió esta semana cuando en la red X mencionó al gobernador como “Yaryora”.

Dicen también que se autodefine como un “árbitro” en la casa de las provincias, como llaman cerca suyo al Senado. Y que aseguró que quiere ver a todos los gobernadores. O al menos a los que acepten sentarse a conversar con ella.

Por una cuestión ideológica, y una deuda política, el primer viaje de Villarruel fue a San Carlos de Bariloche. “Tiene un compromiso ideológico en contra de la toma de tierras” recuerdan quienes la frecuentan. De paso trató de “ablandar” al entorno del gobernador Alberto Weretilneck para que Juntos Somos Río Negro acompañe a La Libertad Avanza en las votaciones del Senado. Weretilneck es uno de los que lidera la presión de los gobernadores Patagónicos para cambiar la ley ómnibus.

El primer fin de semana de enero Victoria Villarruel viajó a Bariloche y visitó la Escuela de Montaña
En su viaje al sur la Vicepresidenta pasó por el INVAP y por la Escuela de Montaña que lleva el nombre de Juan Domingo Perón. “Una de las problemáticas que enfrentan en la Escuela son las usurpaciones de grupos autodenominados originarios. Los cuales usurpan, lotean y venden terrenos que no les pertenecen y lo han hecho bajo el aval del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas. Vergonzoso que el mismo Estado se socave a sí mismo”, declaró sin eufemismos.

En franca minoría en ambas cámaras, y con un bloque kirchnerista muy fuerte en la cámara Alta, Villarruel pensó con doble sentido tanto su visita a Bariloche como a la Mediterránea, provincia esta última donde la fórmula presidencial que lideró Milei se impuso con más del 70% de los votos.

En la elección general de octubre Massa había quedado en primer lugar a nivel nacional y Milei, segundo. En el balotaje sacó ventaja en Córdoba con el 74% de los votos en una provincia que con más de tres millones de electores representa 8.6% del padrón nacional.

Antes de viajar, la titular del Senado hizo dos llamados y puso en sobreaviso de su viaje a los senadores Luis Juez y Carmen Álvarez Rivero. Juez no la acompañó por cuestiones de agenda -o tal vez porque es el mayor crítico que tiene Llaryora- pero sí la senadora Alvarez Rivero.

En cada visita Villarruel se queda por lo menos dos días. En Bariloche estuvo entre el 6 y el 8 de enero. A Córdoba llegó el viernes 12 y regresó en el primer vuelo del domingo. Hasta ahora viajó sólo los fines de semana (dos seguidos). Siempre lleva una escarapela en la solapa. Todavía no confirmó los próximos viajes. Probablemente ya trabaje en una agenda borrador.

Fuente: Cronista