3 de marzo de 2024 6:46 am
SAN SALVADOR DE JUJUY CLIMA

CIRCULAR INFO

Diputados arranca la fase final de la Ley Ómnibus: votación en particular y dudas en los artículos claves

En un tibio clima de negociación entre el Gobierno y los bloques dialoguistas en artículos clave, la Cámara de Diputados iniciará este martes a las 14:00 la votación en particular de la Ley Ómnibus tras su aprobación en general el viernes pasado con 144 votos positivos, 109 negativos y 0 abstenciones.

Se espera que el debate puede extenderse tranquilamente al miércoles y al jueves también, ya que se demandaría otras tres jornadas de discusión, como las que se necesitaron para sancionar el dictamen en general.

La intención de algunos diputados es iniciar la sesión el martes a las 14 -presidida por Martín Menem-, pasar a otro cuatro intermedio a la medianoche y retomar el miércoles para repetir esa estrategia, aunque no descartan seguir otro día más si no agotan las instancias de acuerdos.

El oficialismo necesita alcanzar un acuerdo con las bancadas que apoyaron en la aprobación del proyecto para votar en particular los 383 artículos del dictamen, ya que si una veintena de esos legisladores votan en contra y sumados a los 109 que ya rechazaron la iniciativa pueden caer artículos promovidos por el Gobierno nacional.

El fin de semana parecía haber sido el espacio para que el Poder Ejecutivo y los diputados -que acompañaron el proyecto- acercaran posiciones con respecto a los ejes que mayores rispideces produjeron durante el transcurso del debate. Sin embargo, no fue así.

Según consignó la agencia NA, el oficialismo todavía no se había comunicado con ninguno de ellos.

Este lunes por la mañana, el ministro del Interior, Guillermo Francos, fue tajante al responder sobre una de las dos llaves que destrabarían el conflicto entre las partes: el Impuesto País y Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS).

“El Gobierno no acepta coparticipar el Impuesto País. Es un impuesto transitorio que termina cuando termina el cepo”, subrayó y agregó que “la transitoriedad hace que no sea factible coparticiparlo”. Además, afirmó que el presidente Javier Milei “tiene la facultad de vetarlo” debido a que “ha sido claro en la decisión de no coparticiparlo”.

Quien puso sobre la mesa nuevamente el gravamen, que tiene una recaudación de unos 500 mil millones, como carta de negociación fue el gobernador de Córdoba, Martín Llaryora. De ceder en este punto, la Nación perdería una gran fuente de ingresos.

La novela se inició hace una semana atrás, en el CFI, donde Francos habría dado indicios de que la Casa Rosada estaba dispuesta a ceder parte de la recaudación.

Sin embargo, esto fue desmentido de manera oficial por Balcarce 50. Francos regresó el viernes pasado al Congreso por pedido explícito de diputados dialoguistas para que sea el puente político con la Rosada.

Las negociaciones se dieron en el despacho del presidente la Cámara de Diputados, Martín Menem. Todo mientras la sesión continuaba en el recinto, consignó la agencia NA.

Un legislador de alto perfil le confesó a Noticias Argentinas que si Francos no se presentaba en el Palacio Legislativo la ley se caía. De hecho, la falta de praxis política del Gobierno con los bloques hizo colmar la paciencia de algunas espadas del PRO, que acompañarán a La Libertad Avanza (LLA) en la totalidad de los artículos.

La otra vía que habilitó Llaryora para destrabar el conflicto es el FGS y hace hincapié en que el Ejecutivo se comprometa a regularizar el flujo de dinero a aquellas cajas previsionales armonizadas, es decir, las que cumplen con los estándares que les solicita la Nación.

Si bien son 13 las cajas, Córdoba y Santa Fe pertenecen al selecto grupo que cumple con estos estándares.

Según pudo saber NA, si el Ejecutivo no concede este pedido, los legisladores cordobeses juntarían los votos necesarios para darle luz verde a la coparticipación del Impuesto País, tras la redacción de un nuevo artículo. Tendrían el apoyo también del ala santafesina dialoguista con terminales en el gobernador Maximiliano Pullaro.

En este contexto, los bloques dialoguistas mantuvieron este lunes reuniones por separado. Según señaló la agencia NA, los radicales hicieron un repaso general de los más de 300 artículos que empezarán a votarse este martes y no hubo variación de posiciones con respecto a la semana anterior.

Un dato llamativo fue la ausencia del diputado Facundo Manes, que votó negativamente el proyecto en la votación general, en plena disputa de poder frente al liderazgo que ejerce el jefe de bloque correligionario, Rodrigo De Loredo.

Por su parte, el PRO se mantenía alineado en su totalidad con el Gobierno nacional, mientras que el bloque Hacemos Coalición Federal, de Miguel Ángel Pichetto, se reunió en una oficina de las inmediaciones del Parlamento. La Libertad Avanza tendrá su propio cónclave este martes a las 12:30, a pocos minutos antes del inicio de la sesión.

Quitando el escollo mayor (Impuesto País), las principales diferencias entre el oficialismo y los dialoguistas marchan por los artículos vinculados a las facultades delegadas y privatizaciones. Difícilmente haya unanimidad interna en la UCR y Hacemos Coalición Federal para votar favorablemente estos puntos con la redacción actual.

Facultades delegadas

Los bloques de la oposición llamada “dialoguista” están de acuerdo en votar a favor la declaración de emergencia que quedó limitada a seis materias -administrativa, económica, financiera, de seguridad, tarifaria y energética- y sobre biocombustibles y los entes referidos a la cultura.

En cambio, una decena de diputados no quieren votar artículos sobre facultades delegadas referidos a las facultades administrativas que permite disolver o suprimir organismos públicos, con excepción de las Universidades Nacionales, e intervenir todos los entes o empresas públicas y las que están vinculados a los fondos fiduciarios provinciales.

Privatizaciones

Los legisladores señalan que hay un principio de acuerdo en el capítulo de privatizaciones de empresas públicas, pero tanto la UCR como Hacemos se oponen a las privatizaciones del Banco Nación, Nucleoelectrica y de Arsat donde se proponen ventas parciales, y piden que un organismo independiente haga su tasación y tenga un rol importante la Comisión Bicameral en oportunidad de su publicación.

Las empresas que no quedarán sujetas a privatización, según esa propuesta, son el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), Casa de Moneda, Dioxitek S.A; Fabrica Argentina de Aviones, Fabricaciones Militares, Radio de la Universidad del Litoral, Servicio de Radio y TV de la Universidad de Córdoba, Vehículo Espacial Nueva Generación y Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio.

En tanto, otras 27 empresas entre las que figuran Aerolíneas Argentinas, Correos Argentinos, Aysa, Ferrocarriles Argentinos, Administración General de Puertos, Yacimientos Carboníferos Fiscal, y los medios públicos (Télam y RTA), entre otras, quedarían sujetas a privatización.

Por otro lado, tampoco encontraría el visto bueno de los legisladores alineados con respecto a la ley Guzmán, algo que Milei aspira a modificar y tener autonomía a la hora de tomar o restructurar deuda externa. El jefe de Estado pretende gambetear al Congreso y empoderar a Luis “Toto” Caputo, ministro de Economía.

Fastidio y enojo por los dichos de Abdala

Las declaraciones pirotécnicas del presidente provisional del Senado, Bartolomé Abdala, cayeron muy mal en los gobernadores colaborativos con la Casa Rosada y sus diputados.

“Los gobernadores son animalitos de gastar… Donde vean que pueden sacar algo más para llevar agua para su molino, lo van a hacer”, lanzó Abdala.

Un referente importante de Hacemos Coalición Federal indicó que el “el umbral de tolerancia está al límite” y añadió con respecto a las palabras del senador de LLA: “Ninguno es tiernito como para que eso no le duela”.

“Si mañana a las 11:00 no hay respuesta del Gobierno, redactamos los artículos (que consideran) y los tiramos en el recinto”, dice otro dialoguista cansado de la parsimonia oficialismo y de los agravios por parte de Milei y otros referentes libertarios.

Fuente: Perfil