3 de marzo de 2024 5:34 am
SAN SALVADOR DE JUJUY CLIMA

CIRCULAR INFO

Miles de familias reciben a sus “almas” con la mesa de ofrendas

Desde este mediodía, los altares con panes, comidas, bebidas, postres, golosinas y flores se preparan en cada hogar para el ansiado reencuentro mientras iglesias y cementerios se colman de visitantes.

Con absoluta dedicación, los preparativos inician varios días antes. Es que el reencuentro con las almitas de las familias es cita impostergable siendo tal vez una de las tradiciones más arraigadas en el territorio de la Provincia de Jujuy.

Tal es así, que desde hace varios años, el Gobierno local otorga asueto administrativo y escolar cada 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, acompañando el sentir de la fecha.

La mesa se ubicará en un espacio central de la casa donde desde las 12 de este 1 de noviembre, se ofrendará a los seres queridos de la familia procurando servir los platos y las bebidas que más disfrutaban en vida. La base de esta mesa será el pan horneado, salado y dulce, con las más diversas formas: personas, animalitos, árboles y flores, soles y lunas, corazones, cruces y escaleras, estas últimas piezas clave porque ayudan a las almitas a “bajar” y luego “subir” desde y hacia el cielo.

Es que la creencia popular señala que pasado el mediodía del día de los santos y hasta el mediodía del día de los muertos, las almas de los difuntos vuelven a visitar las casas donde vivieron.

En este altar serán también indispensables el agua bendita, las flores, las velas, las fotos de cada homenajeado y con el correr de las horas se añadirán comidas preparadas a gusto, como guisos, sopas, asado, empanadas, tamales; bebidas de las más variadas con especial centralidad de la chicha; infusiones, postres y confituras como empanadillas, tortas, buñuelos, pasta frola, rosquetes, siempre disponiendo de los “vicios” de las personas recordadas como pueden ser las hojas de coca.

Por estas horas, los rezos serán una constante así como el recibimiento de la familia y las personas queridas, ocasión para refrescar recuerdos, apelar a la memoria y dejar escapar las lágrimas contenidas y las risas compartidas.

Al día siguiente, las oraciones y los rezos continuarán hasta las 12. Desde ese momento, se podrán levantar las ofrendas y compartir el almuerzo en familia.

Por estas horas, la ofrenda se completará con la visita al cementerio donde las tumbas se ornamentan con flores y coronas artesanales de papel, e incluso se dejan también bebidas y alimentos en pequeñas cantidades.