2 de marzo de 2024 7:28 pm
SAN SALVADOR DE JUJUY CLIMA

CIRCULAR INFO

Jorge Rois, el productor bonaerense que se enamoró de Jujuy y desde CRA busca emparejar condiciones con provincias pampeanas

Jorge Rois es un productor nativo de Banderaló, en General Villegas, donde la provincia de Buenos Aires confluye con La Pampa y Córdoba. Sin embargo, con los años terminó produciendo en Jujuy cultivos de los que casi no tenía idea, como el tabaco y la caña de azúcar. Tanto se metió que hoy es uno de los principales representantes de esas economías regionales desde su activo rol como dirigente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

¿Cómo terminó este bonaerense en Jujuy?

Por cosas del corazón. En la Facultad de Agronomía de la UBA , donde estudiaba, se puso a noviar con una compañera jujeña y ambos, después de culminar sus estudios, decidieron radicarse en la provincia norteña. Allí, en Carahunco, cercano a la capital provincial, se dedican al cultivo de tabaco, una producción que en la última década ha perdido hectáreas, debido sobre a la escasez de agua para riego, la dificultad para conseguir mano de obra y el diferencial cambiario que asfixiaba a la mayoría de las economías regionales; pero que continúa siendo el principal soporte económico y productivo de la provincia.

A todo esto se suma la geografía, la distancia respecto a Buenos Aires y otros puntos de consumo, que implica elevados costos en flete. Si bien el abanico de problemáticas tiene orígenes diversos, el dirigente rural insiste en que se ve acentuado por el deterioro de la infraestructura productiva.

“Nos está faltando infraestructura. Jujuy tiene diques que están con problemas para captar agua. Son diques que habría que acomodar y obras nuevas que se deberían hacer porque en Jujuy todos los años nos llueve en verano. El tema clave entonces es cómo captamos esa lluvia que se produce en ese momento, cómo la conducimos de manera eficiente, porque el valle es largo y necesita conducción. Y cómo hacemos de parte de la producción y aprendemos a regar de forma más eficiente para utilizar de forma correcta los recursos.” dijo a Bichos de Campo el representante de CRA en Jujuy, que ya con larga trayectoria en la zona se ha ido metiendo en diferentes instituciones y gremiales que hacen al quehacer productivo de la región.

Actualmente en el Valle de Perico y aledaños existen un poco más de 12 mil hectáreas destinadas al tabaco, la principal actividad agropecuaria provincial junto a la caña de azúcar.

Al describir las dificultades que enfrentan los productores locales, Rois dice que en el caso de la mano de obra, hay un evidente faltante de gente que quiera trabajar con los registros correspondientes, lo que es un denominador común en la mayoría de las economías regionales. Sin embargo en esta producción el ruralista cataloga de grave el estado de cosas. “En el tabaco estamos bajo convenio con responsabilidad gremial. Ningún productor tiene necesidad de tener a nadie no registrado, pero es muy difícil conseguir gente hoy para trabajar en campo que quiera registrarse”, señaló.

Al respecto, el productor amplió. “Hoy el principal enemigo de la registración son los planes sociales y realmente el productor queda de rehén. Cuando un empleado viene a trabajar, vos necesitás levantar tu cosecha y no lográs que esa persona se quiera registrar. Quedás en una situación de rehén entre los planes y por ahí las entidades que tienen que fiscalizar el trabajo registrado. Cuando vos no tenés la necesidad ni la obligación de hacerlo”, dijo Rois, quien también es el delegado del Renatre en la provincia.

– ¿En el tabaco como economía exportadora el atraso cambiario y los distintos tipos de cambio los tiene preocupados?

– Nos preocupa porque mientras tengamos un diferencial de tipos de cambio, una brecha tan grande entre lo que pagamos por nuestros insumos y el dólar que percibimos cuando vendemos nuestro producto, se hace prácticamente inviable sostener la estructura de costos. Lo que necesitamos más que todo es diferenciales cambiarios acordes a cada producción, a los lugares donde se vende y previsibilidad. Y eso te lo da la política que tenga el gobierno con respecto a las economías regionales.

-Bueno, le sacaron retenciones como a otras economías exportadoras, pero no siempre está garantizado que esa mejor rentabilidad llegue al productor (esta entrevista se realizó antes de que el ministro Luis Caputo anunciara que piensa reimplantar un tributo de 15% también al tabaco).

-Claro, algo que nos está pasando es que cada vez que hay una devaluación o una quita de retenciones, la quita de retenciones y la diferencia por la devaluación la capta el exportador, pero hay que ver de qué manera el exportador lo traduce hacia un mejor ingreso del productor, que es el que le provee la materia prima, por ende a toda la cadena hacia abajo.

-¿En tu tarea gremial, sentís que esta es una región atendida por los gobiernos provincial y nacional?

-En lo que es el gobierno provincial, siempre que hemos tenido necesidad de contactarnos nos han atendido, nos han escuchado, más allá de las dificultades que después haya para resolver los problemas, nos sentimos escuchados. Nos sentimos partícipes de la discusión que eso es importante. Pero sí notamos que a nivel nacional por ser una provincia lejana, y supongo que le debe pasar al resto de las provincias vecinas, es que no nos están teniendo en el radar. Nosotros por ejemplo, ahora en esta nueva gestión de CRA que estamos comenzando un pedido muy importante de las bases, para que la visión sea más federal, que la mirada hacia el interior sea de más acompañamiento, de más conocimiento, más recorrer el país. Y creo que lo estamos comenzando a hacer y esperemos que llegue a buen puerto, porque es bueno que por ahí la dirigencia que esté en Buenos Aires conozca lo que es el interior de primera mano, los problemas y vea, charle de primera mano con los productores también.

Sobre este particular Rois puso énfasis en el caso de las paritarias y se comparó con lo que sucede con otras zonas productivas del país. “En Buenos Aires hoy tenés un campo de mil hectáreas o 2000 hectárea y con cuatro o cinco o diez empleados lo sacas adelante. En las economías regionales, donde todo es tan intensivo, un productor de 20 hectáreas que es un productor chico a mediano, tiene 30 o 40 empleados, y se le hace muy difícil llevar adelante la producción. Se le hace difícil cuando se negocian paritarias, cuando hay que pagar bonos, cuando tenés problemas climáticos.

-¿Entonces desde CRA están empeñados en esto? En incorporar un poco más la agenda regional.

-Se le está dando más importancia a las economías regionales, se las está escuchando y se las está haciendo participar más en la mesa ejecutiva, en el Consejo, para ver de qué manera armamos estrategias que logren soluciones palpables para las economías del interior.

-¿Como agrónomo que desafíos en materia productiva encontrás en Jujuy?

-Hay más desafíos acá en el norte porque hay más cosas para hacer. Acá en el norte hay mucho por hacer y falta gente, entonces hay que aprovechar y tratar de de mejorar todo lo que uno pueda, asesorando, transmitiendo conocimientos y como se dice, aportando ideas que por ahí uno las tiene de otros lugares y acá se pueden llevar a cabo sin mucho costo. Además soy agradecido porque en Jujuy porque todo lo que hago hoy lo aprendí acá, con mucha gente que me ayudó y me dio una mano para empezar. Porque obviamente todo para mí era nuevo, así que soy un agradecido de la gente de Jujuy.

Fuente: Bichos de Campo