18 de junio de 2024 9:13 pm
SAN SALVADOR DE JUJUY CLIMA

CIRCULAR INFO

El lago Titicaca se reduce por la grave falta de lluvias

Los suelos agrietados y expuestos de partes del lago Titicaca, la mayor masa de agua dulce de Sudamérica y el lago navegable más alto del mundo, enclavado en medio de la cordillera de los Andes, son una señal de alarma.

El lago, es un ecosistema importante para la fauna y una fuente de agua para millones de personas, incluida la población de El Alto, una ciudad ubicada unos 40 kilómetros al este.

Pero los niveles de agua del Titicaca están alcanzando mínimos históricos, empeorados por el fenómeno meteorológico de El Niño, que disminuye las lluvias en la zona, y agravando una prolongada sequía y temperaturas elevadas poco frecuentes.

Científicos señalan que condiciones climáticas extremas de este tipo se están volviendo cada vez más comunes a nivel mundial debido al cambio climático, que también intensifica los efectos de El Niño.

La sequía se acerca a niveles críticos para la agricultura de la región, dijeron agricultores y expertos. Si no llueve a principios de diciembre no habrá siembra de patatas, uno de los alimentos básicos de las comunidades rurales y las ciudades de Bolivia.

Alrededor de la masa de agua, especialmente en el “Lago Menor”, más pequeño y menos profundo, las aguas se han retirado de la orilla, en parte debido a la falta de lluvias, las altas temperaturas y el retroceso de los glaciares andinos, cuyas aguas de deshielo normalmente lo alimentan.

La disminución del lago Titicaca refleja un problema regional e incluso mundial, que según los expertos está relacionado con el cambio climático.

“95% de la pérdida de agua del lago es debido a la evaporación, lo que demuestra que es totalmente (por causa) del cambio climático”, afirmó Xavier Lazzaro, especialista en sistemas acuáticos del instituto de investigación francés IRD.

“Bajando centímetro a centímetro”

Según MapBiomas Agua, que ha supervisado los cambios en las masas de agua superficiales de la zona durante dos décadas, en Bolivia se ha producido un descenso del 39% de las aguas superficiales naturales, como ríos y lagunas, entre 1985 y 2022.

Este descenso se produce mientras las temperaturas mundiales han alcanzado máximos históricos, lo que ha afectado a ríos, lagos y glaciares desde Estados Unidos hasta Asia.

“Son muchos los factores, muchas son las causas”, afirma Rodney Camargo, responsable de la ONG local Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

“Por una parte, tenemos las causas locales que conocemos: deforestación, incendios, actividades humanas, grandes obras hidráulicas que sí están afectando. En términos globales, efectivamente el cambio climático, fenómenos como El Niño y La Niña, que provocan inundaciones y sequías”.

(Con información de Noticias Argentinas)